top of page

HACIA UN ÍNDICE DE BIENESTAR: ESTRATEGIAS NO CONVENCIONALES

Somos un centro de investigación y análisis de comunicación para la reflexión, discusión y generación de propuestas para el bienestar mediante la creación de conocimiento práctico que abone al diseño de mejores políticas públicas.


No todo es perfecto ni aspiramos al pensamiento único ni al consenso

Andrés Manuel López Obrador


Por Eduardo A. Carrasco


Informando sobre el cumplimiento de 97 de los 100 compromisos de campaña, el presidente de México reconoció como pendientes: descentralizar la administración federal, impulsar la energía renovable y conocer la verdad acerca de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa; aunque también reconoció problemas de seguridad pública especialmente los homicidios dolosos, el feminicidio y la extorsión.


Inició expresando su conocimiento nacional de primera mano como inspiración para impulsar la transformación a favor del desarrollo y el bienestar de la población, con base en reformas constitucionales y el combate a la corrupción, agregando posteriormente que respeta a todos, pero que da prioridad a los pobres.


Al referirse a las crisis económica y de salud que implica enfrentar la pandemia, argumentó que responder con estrategias no convencionales le ha dado buenos resultados, para mostrarlo se valió de índices como el consumo, el tipo de cambio del peso mexicano frente al dólar estadunidense, así como la disposición de bienes y servicios; agregó que apoyando a la base económica se ha beneficiado al sistema económico a través del consumo, mismo que ha mejorado en comparación con el año pasado.


Destacó que durante el último bienio el ahorro de un billón trescientos mil millones de pesos se han aplicado a favor del pueblo, beneficiando al 70% de los hogares de México y reconoció como milagro social el apoyo económico de los mexicanos en el extranjero, especialmente con el envío de remesas a su respectiva familia.


Así mismo señaló que las reformas constitucionales han sentado las bases de la cuarta transformación y subrayó: se han sentado las bases.


El tono reflejó optimismo en la gran mayoría de aspectos informados, por encima de los pendientes reconocidos, acaso inspirado por las diferentes encuestas de opinión y la suya propia, que le dan una aceptación que va del 60 al 71%, a pesar de la opinión publicada en medios de comunicación, que en dos años de ejercicio de gobierno pareciera que no han mermado su aceptación.


Diferentes analistas que ejercen su opinión en espacios públicos consideran que los referentes teóricos y analíticos de López Obrador son ajenos a la realidad y que no hay lugar más que para el pesimismo.


El epígrafe nos sugiere considerar que la oposición puede ejercer su derecho a discrepar, y que los insumos para el análisis de la realidad son muy diferentes, como los señalados en las primeras líneas del informe y que inspiran la visión de desarrollo y bienestar con la que AMLO desempeña su gobierno, un conocimiento a ras de suelo.


Es de destacar la mención sobre la elaboración de un índice de bienestar que contraste con el del producto interno bruto; si bien este último refleja la capacidad para la generación de riqueza de una nación, no refleja la distribución de la misma, ni mucho menos el acceso de la población a bienes y servicios.


En este sentido, recordemos que la resolución de algún problema preexistente aplicando soluciones probadamente fallidas, evitara la solución de la misma problemática, o arrojará los mismos resultados; de ahí que las “estrategias no convencionales” sean acaso lo que choca con la oposición del gobierno, especialmente la que opina en los medios de comunicación, sosteniendo que el presidente “no entiende que no entiende”.


Si bien el grado de aceptación reflejado por las encuestas es a penas un indicador, no deja de ser un calificador a cerca del ejercicio gubernamental, por lo que valdría la pena preguntarse quién, o quiénes no entienden.


Habiendo recorrido hasta el último rincón de México, el conocimiento nacional de AMLO es de primera mano, de campo, más que de gabinete o de escritorio; tal parece que en la actualidad no hay algún personaje público, académico o analista que conozca al pueblo del país mejor que el presidente y lo indica cuando seduce al auditorio al llamarles: amigas y amigos, y al subrayar que amor con amor se paga.

 

Eduardo Carrasco Gómez publica todos los jueves en este medio.


Eduardo Carrasco Gómez es teólogo y comunicólogo, profesor invitado en la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page