top of page

EL SUJETO DE RENDIMIENTO

Yes We Can, -en español- Sí podemos, fue el eslogan que Barack Obama utilizó en su campaña presidencial de 2008. Sin embargo, la connotación de esta frase va más allá de una contienda electoral, refleja a una sociedad posmoderna caracterizada por el exceso de positividad en donde el sujeto de rendimiento difícilmente se detiene a pensar o a concientizar sobre lo que hace.


El sujeto de rendimiento para el filósofo y ensayista surcoreano Byung-Chul Han, es el hombre que tiene un alma quemada y enferma. Su yo está agotado, se ha expuesto a excesivos estímulos de información en una sociedad del siglo XXI caracterizada por la desaparición de la otredad y de la extrañeza. Lo que le causaba asombro y distinguía a este individuo, se ha erosionado como resultado de los procesos de globalización en donde los flujos del capital cultural y económico, son más rápidos pero no más reflexivos.


Esta realidad la vaticinaba Hannah Arent, al señalar que nunca la vida humana había sido tan efímera como hasta ahora. En este fluir, Bauman (2005) distingue la vida líquida y la modernidad líquida. La primera de acuerdo con el autor, es la clase de vida que tendemos a vivir en una sociedad moderna, mientras que la segunda, es aquella en la que las condiciones de sus miembros cambian antes de que las formas de actuar se consoliden en hábitos y rutinas determinadas. En esta metamorfosis, el sujeto de rendimiento mitiga sentimientos como la frustración y la tristeza porque tiene miedo a experimentar la insuficiencia, el fracaso o la negatividad.


Paulatinamente, estos sentimientos se apoderan de la sociedad en la que el sujeto de rendimiento está lleno de actividades que le impiden hacer una pausa para meditar. Prevalece la indiferencia y el ocio, se reduce al consumo. El sujeto de rendimiento ejerce una violencia cada vez más normalizada como forma de supervivencia porque actúa desde lo primitivo. Como resultado de ello, se vuelve más depresivo, sin conexión con lo externo, con el otro. Se sumerge en lo que tiene enfrente porque ha perdido la capacidad de asombro, de escucha, de observar y sentir, es decir, la contemplación.


Desde el campo de la comunicación, el sujeto de rendimiento se expone a la super información que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha denominado infodemia para referirse a la sobreabundancia informativa que puede ser falsa o no, y su rápida propagación entre las personas y medios. Al respecto, Zarocostas (2020) considera que esta infodemia propicia la desinformación, los rumores y la información con intenciones dudosas que se magnifica a través de las redes sociodigitales […] propagándose más lejos y más rápido, como un virus” (p. 365). Por lo que este siglo, además de caracterizarse por las enfermedades infecciosas, también está marcado por enfermedades neuronales, por las fake news y la banalización de la cultura en donde el sujeto de rendimiento experimenta depresión y el síndrome del desgaste que le impide distinguir entre el deber y el poder, porque para él, todo se puede, todo es posible como resultado de su exceso de positividad.


Ante esta transformación de lo social, Byung-Chul Han propone la pedagogía del mirar, pensar y escribir para desarrollar la atención contemplativa, para mirar de manera larga y pausada, para un encuentro con uno mismo y con el otro. Desde esa mirada, la comunicación es clave para la construcción social en un mundo compartido porque lo que le sucede al otro, no es ajeno a nadie, somos parte de un todo, y más allá del sí podemos característico de las campañas electorales, se debe apostar por asumir una responsabilidad social consciente que nos beneficie a todos.

__________________________________________________________________________________


Referencias


  • Arendt, H. (2015). La condición humana. Barcelona: Paidós.

  • Bauman, Z. (2015). Vida líquida. CDMX: Ediciones Culturales Paidós.

  • Gestión de la infodemia sobre la COVID-19: Promover comportamientos saludables y mitigar los daños ‎derivados de la información incorrecta y falsa. (2020). OMS. Obtenido de OMS: https://www.who.int/es/news/item/23-09-2020-managing-the-covid-19-infodemic-promoting-healthy-behaviours-and-mitigating-the-harm-from-misinformation-and-disinformation

  • Han, B.-C. (2017). La sociedad del cansancio. Barcelona: Herder.

  • Zarocostas, J. (2020). How to fight an infodemic. The Lancet, 676.



121 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page