top of page

EL GATEKEEPING

Haber pasado del positivismo que buscaba los hechos o causas de los fenómenos sociales con independencia de lo subjetivo a la fenomenología que atiende lo social desde la perspectiva del actor, es uno de los más importantes avances de las ciencias sociales y de los métodos de investigación social.


Al respecto, el trabajo de Pierre Guillaume Frédéric Le Play un ingeniero, sociólogo y economista francés considerado precursor de las metodologías cualitativas es conveniente referir por su aportación al campo de la investigación puesto que la fenomenología aporta datos descriptivos y no sólo datos susceptibles de análisis estadístico que vienen bien al hablar de los sistemas de información masiva y del gatekeeping.


A la evolución de estas aportaciones se le suma la interdisciplinariedad en los estudios que en el campo de la comunicación que se vincula con disciplinas como la psicología social. Desde esa mirada tanto transdisciplinar como metodológica, se puede analizar prácticas de antaño que siguen vigentes como el gatekeeping o “vigilante” que de acuerdo con MacQuail (2000) “se utiliza comúnmente para describir el proceso de selección durante las tareas mediáticas, y en particular las decisiones de permitir o no que una noticia concreta cruce las “puertas” de un medio informativo y entre en el canal de noticias” (p. 328)


En un principio, de acuerdo con (White, 1950; Gieber, 1956, p. 383-390, 1956, citado por MacQuail, 2000) “el ámbito de los estudios del papel del vigilante se reducían a la actividad de selección, en la sala de redacción, entre un gran número de telegramas de noticias y fotografías enviados por agencias de prensa, los contenidos que constituirían el grueso de las noticias en un periódico típico” (p. 329).


Al respecto, Kurt Tsadek Lewin considerado como el científico que mayor impacto ha tenido en la psicología social en sus primeros estudios de 1947 analizó los procesos de la compra de comida por parte de las familias y observó que la información debe fluir por determinados canales que contienen lo que denominó “zonas puerta” donde se toman las decisiones, bajo la influencia de diversas fuerzas favorables y desfavorables. Lo peculiar es que estas investigaciones tendían a rechazar el carácter fenomenológico de las decisiones de selección de noticias hasta que tiempo después se consideró el valor de lo ideológico, los valores y la influencia cultural que surge del entorno, es decir, de lo social.


Dentro de lo social se encuentra lo subjetivo en donde se enmarca “el valor informativo” sobre lo que le puede interesar a la audiencia y es ahí en donde el gatekeeping sufre una serie de metamorfósis porque no solo es tener el control y regular la información de lo que se puede publicar sino conocer la opinión de la audiencia un cambio mayúsculo si consideramos el positivismo de antaño y los entornos sociodigitales en los que interactuamos hoy.


La inmediatez con la que se genera la información y los canales por los que se difunde, hacen que la dinámica del gatekeeping tienda a ser interactiva lo cual depende no sólo del medio sino también de la audiencia que siendo un tanto optimistas podría representar un ganar-ganar si la audiencia interactuara desde una participación activa y los medios contaran con una amplia infraestructura, lo cual no siempre es así y por ello, las investigaciones sobre hábitos de los consumidores, comportamientos de las audiencias y su relación con la actividad publicitaria en la mayoría de los casos se lleva a cabo por agencias de investigación.


Como resultado de ello, los medios de información se retroalimentan y pueden ofrecer a la audiencia contenidos que conectan vivencias, ideología, percepciones, argumentos y lenguaje que se construye desde lo real, lo imaginario y lo simbólico y no solo desde lo favorable o desfavorable dictado por el gatekeeper. Por lo anterior, el gatekeeping juega un papel fundamental al adaptar su contenido a la audiencia sin perder de vista la línea editorial, los intereses y valores del medio que van más allá del dato duro porque son los significados lo que las personas le asignan al mundo que les rodea y estos significados son producciones sociales que al interpretarlos favorecen la dinámica del gatekeeping.


Referencias


Garayo Urruela, J. (2001). La recuperación de Frédéric Le Play. REIS. Revista Española de Investigaciones Sociológicas, 27-59.


MacQuail, D. (2000). Introducción a la teoría de la comunicación de masas. Barcelona: Paidós Ibérica.



32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page