top of page

DISCAPACIDAD Y CORRECCIÓN POLÍTICA

Somos un centro de investigación y análisis de comunicación para la reflexión, discusión y generación de propuestas para el bienestar mediante la creación de conocimiento práctico que abone al diseño de mejores políticas públicas.


Por Iveth Serna


El lenguaje nos da nuestra condición humana, la forma en el que lo usamos determina nuestra calidad como personas. El pasado 03 de diciembre conmemoramos el Día Internacional de las Personas con Discapacidad y quizá es uno de los temas en los que tenemos más deudas en materia de política pública, inclusión, erradicación de la discriminación y de la pobreza, pero también tenemos una gran deuda de lenguaje, de su reconocimiento, empoderamiento y dignificación mediante las palabras.


A pesar de que existen algunas estadísticas sobre el número de personas con discapacidad en México, éstas difieren entre una y otra institución gubernamental, por tanto, los datos no son confiables, por citar un ejemplo, se observan discrepancias entre el INEGI o el Coneval que, al cruzarlos se sostiene un estimado de más de siete millones de mexicanos con algún tipo de discapacidad.


Los medios de comunicación y la llamada clase política tienen mucha responsabilidad cuando desde el desconocimiento implantan discursos y eufemismos desde una mal entendida y dañina “corrección política”, nos llenan de eufemismos para referirnos a las personas con discapacidad y a los temas que los atañen, no nos damos cuenta que con esta distorsión lingüística nos convertimos en lo que queremos combatir, en seres promotores de la discriminación, la exclusión y la invisibilización.


El 16 de noviembre pasado durante el concurso de belleza para elegir a la nueva Miss Colombia, el conductor acercó el micrófono a una aspirante sorda, pero lo más grave fue que cuando los medios de comunicación dieron cuenta del acontecimiento, se refirieron a la participante como “sordomuda” cometiendo un error aún peor del que querían evidenciar, pero hay más, el episodió sirvió de pretexto para que las redes sociales se inundaron de mensajes que pedían la inclusión y el respeto a los derechos humanos de los “sordomudos”


La discapacidad no es un tema delicado, no hay tales, este adjetivo es otro eufemismo político que deja en evidencia que no estamos capacitados ni preparados para abordarlo desde el conocimiento profundo de las condiciones y necesidades de este sector. Lo delicado es que los políticos y los medios de comunicación sean incapaces de establecer lazos comunicativos con la población con discapacidad.


Así como no existen las personas mudas, tampoco existen las personas con “capacidades diferentes”, “capacidades diversas” o “capacidades especiales”. Pero sí existen millones de personas con discapacidad cuyos derechos no son reconocidos, ni en la legislación, ni en las estadísticas, ni en el lenguaje. Lo único políticamente correcto es subsanar estas deudas.

 

Iveth Serna publica todos los sábados en este medio.


Periodista, maestranda en comunicación organizacional y diplomada en Marketing Digital.

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page