top of page

CATASTRÓFICO FRACASO MORAL: ACAPARAMIENTO Y VACUNAGATE*

Somos un centro de investigación y análisis de comunicación para la reflexión, discusión y generación de propuestas para el bienestar mediante la creación de conocimiento práctico que abone al diseño de mejores políticas públicas.


¿Cómo voy a ser feliz si los demás están tristes?

Yo soy porque nosotros somos.

Desmond Tutu


Por Eduardo Carrasco


Mientras un pequeño sector de la población glocal insiste en descalificar la calidad de las vacunas anti Covid-19, algunas personas que constituyen un grupo más pequeño hace alarde de influyentismo por haber quebrantando lo dispuesto para la vacunación por sectores de la población.


El vacunagate le dicen a lo que ha causado la renuncia del titular de salud del gobierno de Argentina, pero también en Chile y Perú se han presentado casos de influyentismo y en menor medida en México, a pesar de la reacción inmediata de las autoridades correspondientes, específicamente en el caso de un médico que favoreció indebidamente a su familia, para recibir la vacuna en el Estado de México.


“El mundo está al borde de un fracaso moral catastrófico” dijo Thedros Adhanom Ghebreyesus; el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) agregó hace un mes que “el precio de este fracaso se pagará con las vidas y el sustento de los países más pobres".


Si bien Ghebreyesus se refiere al acaparamiento de las diferentes vacunas por los países ricos, el fracaso moral tiene expresiones tanto globales, como locales; de ahí que retomamos el poco usual neologismo: glocales.


Por su parte, Audrey Azoulay, directora de la oficina de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) señaló que "cuando se anunciaron las campañas de vacunación en todo el planeta, el mundo respiró aliviado; pero sin la solidaridad, estamos lejos de lograr el objetivo, y más de 130 países aún no han recibido una sola dosis".


En este contexto, recordamos que hay mexicanos que burlan las normas de vacunación en el extranjero, y mexicanos que burlan las normas de vacunación en nuestro país, haciendo además alarde de dicha práctica, justificando su conducta por la salvaguarda de la vida personal.


Agregamos los traspiés en la organización para vacunar a las personas de la tercera edad, especialmente en Ecatepec el municipio más densamente poblado del mencionado Estado de México, generando incertidumbre en la recepción del vital líquido.


Así mismo, algún comentarista de aspectos de la farándula nacional dio a conocer cuando recibió tanto la primera como la segunda dosis del medicamento, habiendo burlado el sistema de vacunación en Estados Unidos, lo que le mereció expresiones de reprobación especialmente en Twitter.


La misma Azoulay ha señalado la necesidad de reconocer las vacunas como un bien de interés público mundial, para impulsar la distribución equitativa de las mismas, superando así la lógica del mercado.


Sin subestimar la necesaria reflexión filosófica, el aspecto práctico de la conducta ética es el mismísimo bienestar personal; cuando se quebranta el respeto a la otredad se devalúa la dignidad de la misma persona que atenta contra la dignidad de otra.


No hagas a otra persona lo que no quieres para ti, dice la milenaria sabiduría popular; ama a tu prójimo como a ti mismo, dicen los evangelios; entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz, dijo el Benemérito de las Américas, Benito Juárez García.


En este sentido, llama desafortunadamente la atención que incluso algún obispo mexicano haya dado a conocer que recibió la vacuna gracias a la intervención de “un amigo”, agregando que el clero debe recibir la vacunación como sector prioritario.


Por lo anterior, las respectivas declaraciones de los titulares de la OMS y de la UNESCO son un llamado pertinente, para que la comunidad glocal reconsidere que la pandemia impone en la práctica la inmunidad de rebaño; es decir que si el resto del mundo no está sano, en el largo plazo nadie estará a salvo.


Los medios de comunicación para las masas y los medios sociodigitales pueden desempeñar un papel fundamental en la ética y el bienestar común, acaso recuperando las conductas generosas, por citar algún ejemplo de las mujeres y los hombres del personal de la salud, que han brindado un servicio heroico durante lo que va de la cuarentena, junto con el personal de otras áreas estratégicas para la subsistencia y los servicios indispensables.

 

Eduardo Carrasco Gómez publica todos los jueves en este medio. Eduardo A. Carrasco Gómez, teólogo y comunicólogo, profesor invitado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page